Lo tengo muy claro, ¿sabes qué?: ¡¡¡SOY UN IGNORANTE!!! No me avergüenzo ni lo más mínimo por reconocerlo, es más, siento una especie de serenidad interior al darme cuenta y aceptar que es infinito todo lo que ignoro, y es muy, pero que muy poquito lo que sé, o mejor...