¿Qué es Mindfulness?

¿Mindfu… qué?, menuda palabreja, ¿pero cómo se pronuncia?, como nos gusta complicarnos, de hecho, allá que voy yo…. a ver si no te lío más.

Mindfulness se traduce como atención plena ( conciencia plena también nos vale, aunque luego cuando me pongas tiquismiquis igual matizo ;o), y la mejor definición que he escuchado es la que me dio mi abuela María Luisa, “ ye estar a lo que se celebra Manolín”.

Es decir, mindfulness o conciencia plena, es una manera de estar en la vida con la atención puesta en el momento presente, dándonos cuenta de cómo se va desplegando la experiencia aquí y ahora, en contacto con la realidad de este momento tal y como es.

El ser humano cuando está despierto puede tener la atención en el momento presente, atendiendo a la tarea que realiza en este instante, dándose cuenta de las sensaciones, de cómo se siente, de lo que está viendo, escuchando, oliendo, saboreando, tocando…. , se dice que en ese momento en el que la atención está plenamente en el presente, se está viviendo la experiencia plenamente aquí ahora, conexión plena con la realidad de este momento, dejando que las cosas sean tal y como son, confiando la sabiduría del ser humano que somos para desenvolvernos o aprender lo que toque en este instante.

Y a esta manera de estar se la conoce con ese nombre de Mindfulness, palabra que se usa a modo de resumen y que se ha puesto de moda últimamente.

Aunque también, cuando estamos despiertos, despiertas, nuestra atención también puede estar en el mundo de nuestros pensamientos, en el mundo mental, qué es un mundo virtual, en el que nuestra atención se puede ir a recuerdos, memorias, arrepentimientos del pasado, o también a planes, fantasías, preocupaciones sobre el futuro, con lo que la atención se queda con esos pensamientos y deja de estar con lo que está sucediendo en el momento presente en el mundo real.

Pongamos un ejemplo, una persona está haciendo cola de pie en la caja de una tienda para pagar, como ya ha estado muchísimas veces de pie a lo largo de su vida, ha aprendido y automatizado el acto de mantener el equilibrio de pie ( ya ni se acuerda de lo que costó en su momento este reto), como también ha automatizado el acto de mantener agarrada la cesta en la que lleva lo que quiere comprar, físicamente está ahí haciendo cola, aunque su atención puede irse al mundo de los pensamientos, que si a dónde voy a ir luego, que sí que voy a hacer con todo esto que voy a comprar, que sí vaya lío que hubo esta mañana en el desayuno, que sí a ver si avanza rápido esta cola,…,así que la persona puede estar en esa cola físicamente, algo que ya automatizado y no requiere de prestar atención a ello, lo que hace que está atención quede libre y se vaya a otro sitio y otro momento que ha sido creado virtualmente en el mundo interior de la persona, en su mente a través de los pensamientos.

Llamamos a esta forma de estar, vivir con el piloto automático .
En este mismo ejemplo de esta persona que está parada de pie esperando para pagar en la caja de una tienda, la persona podría estar de una manera totalmente opuesta, podría estar con la atención plenamente en el presente, dándose cuenta de las sensaciones en el cuerpo al estar en esa postura de pie, notando como se siente, si hay cansancio, si hay tranquilidad, si hay inquietud, dándose cuenta de lo que está mirando, escuchando, oliendo, sintiendo como agarrar la cesta, notando también la presencia de otras personas,… En ese instante, la atención está plenamente en el mundo real, en el momento presente, viviendo la experiencia aquí y ahora sin resistirse a ella.

Llamamos a esta forma de estar, vivir con conciencia plena o mindfulness.

y como ya te podrás imaginar, éstas son las posturas opuestas, las dos caras de una misma moneda, que por supuesto tienen sus puntos intermedios,en los que es atención no se reparten todo o nada entre el mundo virtual ( pasado/ futuro en la mente) y el mundo real ( presente en el aquí y el ahora).

Seguimos con más ejemplos, cuando caminamos por las calles de una ciudad que ya conocemos bien, es habitual que se conecte con facilidad el modo piloto automático, el acto de caminar, para las personas que pueden hacerlo, se automatiza desde edades tempranas, y si encima la ruta que estamos caminando ya casi la podemos hacer con los ojos cerrados, pues es relativamente sencillo que nuestra atención se vaya al mundo virtual de los pensamientos.

Esto ocurre gracias a nuestra red neuronal por defecto, que es el entramado neuronal que se activa cuando vivimos en el modo piloto automático.

Cuando estamos realizando una actividad que ya hemos repetido de manera similar en infinidad de ocasiones, ésta acaba automatizando sé por qué se convierte en un aprendizaje que se graba en algún tipo de programación/ configuración neuronal, que puede funcionar en paralelo sin necesidad de nuestra atención.

Estas automatizaciones son vitales para el ser humano, desde las que ya vienen de serie ( el corazón, el hígado, los intestinos,… hacen su función sin que tengas que estar con la atención en ello), hasta las automatizaciones que vas aprendiendo ( mantener el equilibrio, utilizar los dedos de la mano, movilizar músculos para emitir palabras terminadas,…), lo que nos permite no tener que estar aprendiendo todo, ya ves, y haciendo nuevos a en otros aprendizajes previos.

Así que cuando caminamos con el piloto automático puesto, gran parte de nuestra atención se va a los pensamientos, aunque lógicamente un poquito desatención se queda en el presente, la justa y necesaria para que el automatismo se mantenga.

Ahora bien, también se podría caminar por esa calle en modo mindfulness o conciencia plena, con la atención plenamente en la experiencia del presente, notando el contacto de los pies con el suelo, sintiendo cómo se mueven las piernas, tomando conciencia de cómo estoy, siendo consciente de la presencia de otras personas, dándote cuenta del movimiento,…

Esto sucede sustentado en nuestra red ejecutiva central, qué es el entramado neuronal que se activa cuando vivimos en el modo mindfulness/ atención plena, hogar de nuestra función ejecutiva.

en este modo la atención está mayoritariamente en el aquí y él ahora, en el mundo real, aunque lógicamente, un poquito de esa atención se dará viajes hacia el mundo de los pensamientos ( mundo virtual, pasado y futuro), y la frecuencia de estos viajes y la duración, dependerá de no entre nada que este es red ejecutiva central en la persona.

¿Y porque está tan de moda hoy mindfulness?,Pues como puedes ver mindfulness o conciencia plena es algo que tienes a tu disposición, lo mismo que el piloto automático, y lo que está sucediendo es que en este mundo en el que vamos a toda prisa, pasamos mucho tiempo con la atención atrapada en el mundo de los pensamientos, en ese mundo virtual que nos permite estar aprovechando nuestro pasado para hacer cálculos de probabilidades sobre el futuro ( a eso es a lo que se dedica la mente, por eso le cuesta tanto estar en el presente).

Al estar tanto tiempo en ese mundo de los pensamientos, en la actualidad, vamos perdiendo conexión con el momento presente, perdemos contacto con la realidad del aquí y él ahora porque nuestra atención deja de estar en la experiencia de este instante.

Y esto, está causando muchos problemas, porque las urgencias y las prisas hacen que a través de sus pensamientos en los que se queda atrapada la atención, esté continuamente activado nuestro modo emergencia ( sistema nervioso simpático), ya que interpreta la incertidumbre como una amenaza, que si tengo que hacer tal cosa y no me da tiempo, que si no me gusta como están las cosas y quiero cambiarlas ya, que si no sé si seré capaz de cumplir con este compromiso,…

En este estilo de vida en el que vivimos en la actualidad en esta parte del planeta, el momento presente no existen tantas amenazas como para estar con el modo emergencia activado ( modo atacar/ huir que consume muchos recursos de la persona), sin embargo en el mundo virtual es posible crear un montones de películas mentales que el sistema nervioso autónomo interpreta como amenazas reales disparando en modo emergencia.

“En muchas ocasiones el ser humano sufre porque las cosas no están como quiere, y cuando están como quiere, sufre porque no quieren que dejen de estar así” , de la peli del guerrero pacífico – Dan Millman

Y mientras pasamos tanto tiempo con el piloto automático, dejamos de estar en contacto con la realidad, lo que sube nos impide darnos cuenta de muchas más posibilidades, que siempre han estado aquí y ahora, y esto a la vez nos impide que en muchos casos podamos solucionar los retos, dificultades y problemas a los que nos estamos enfrentando.

Practicar mindfulness lleva consigo el desarrollo de la red ejecutiva central, lo que a su vez nos ayuda a vivir con más presencia en el aquí y él ahora, que nos conduce a vivir parando y soltando las resistencias que nos impiden fluir en este instante, estas prácticas favorecen que se activen con más facilidad el sistema nervioso autónomo parasimpático, que es el encargado de que se realicen las funciones de mantenimiento del ser humano.

Al cultivar la intención de estar en el momento presente, nos damos cuenta antes de cuando nos quedamos enganchados enganchadas en proceso rumiativos en los que nos atrapan los pensamientos que nos ponen en modo emergencia.

además, al entrenar esta capacidad de estar con la atención en las sensaciones emociones sentimientos que están en un presente nos lleva a vivir menos tiempo con el piloto automático activado, viviendas y más tiempo en el presente en contacto con la realidad de este instante que es donde ocurre la vida y la compartimos con el resto de seres.

y aunque en este artículo no entrado tanto como suelo hacer, mindfulness o conciencia plena tienen asociado el estar con una actitud que favorece la apertura al momento presente, y se trata de una actitud de amabilidad, cariño, curiosidad y agradecimiento, lo que nos lleva a poder vivir aceptando las cosas tal y como son ( que no quiere decir lo mismo que resignándose), acogiendo la realidad cómo está aquí y ahora, suspendiendo los juicios/ pensamientos, que muchas ocasiones nos llevan a resistirnos a que las cosas estén así aquí y ahora, porque son además estás resistencias las que nos impiden fluir para dejar que nuestra sabiduría se maneje en este instante, o porque a veces esas resistencias nos impiden aprender lo que nos toca aprender aquí y ahora en este momento presente.

Así que te invitamos a que le ves la consciencia practicando mindfulness o conciencia plena, para qué si tu conciencia pueda discernir entre más posibilidades.

tanto en nuestros programas de reducción de estrés (MBSR), como en las formaciones para Aprender a meditar, los talleres de caminar y correr mindfulness ( chirunning y chiwalking), invitamos a las personas participantes no solo a practicar técnicas de oro contemplativas como las meditaciones basadas prácticas mindfulness, sino que también que realice las prácticas basadas en mindfulness en la vida cotidiana, como por ejemplo cuando comemos, caminamos, nos duchamos, nos lavamos los dientes,… , cualquiera de esas actividades que como ya hemos automatizado hacen que se ponga con facilidad el piloto automático, son momentos ideales para practicar el hacernos estando bien presentes.

X